Hiperplasia Prostática Benigna

HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA
La Hiperplasia prostática benigna (HPB) es uno de los motivos más frecuentes de visita en la consulta urológica, ya que el crecimiento de esta glándula puede producir síntomas muy molestos llamados síntomas del tracto urinario inferior.

Síntomas caracterizados por aumento en la frecuencia de la micción, retraso para iniciar la misma, goteo post miccional, aumento de la frecuencia nocturna y sensación de vaciado vesical incompleto, síntomas que ocurren en el 30% de los hombres mayores de 65 años.

A medida que el hombre va aumentando en edad, el volumen de próstata igualmente aumenta y se producen estos síntomas mencionados, unos más severos que otros pero que de una manera u otra, requerirán alguna forma de tratamiento, ya sea médico o quirúrgico.

DIAGNÓSTICO

La evaluación de estos pacientes es muy segura y poco invasiva. Va desde un buen interrogatorio y una buena historia clínica, pasando por un exámen físisco (incluendo el tacto rectal) hasta la realización de pruebas diagnósticas que incluyen ecografía, flujometría y medición de residuo post miccional, para asegurar la mejor forma de tratamiento del paciente.

VER APARTADO DE DIAGNÓSTICOS

TRATAMIENTOS

El tratamiento de estos pacientes incluye, dependiendo de su volumen de próstata y de sus síntomas, desde cambio de hábitos de vida y alimentación, tratamiento con medicación, hasta la cirugía (25-30% de los casos) que incluye tratamiento con láser Holmium, láser KTP (Láser verde), Vaporización plasmoquinética, Resección transuretral de próstata y en algunos casos (próstatas muy grandes), cirugía abierta.

VER APARTADO DE TRATAMIENTOS